Tus Noticias de La Costera

PENSAR

Una de las funciones más importantes del ser humano es pensar. Pero la mente necesita de información para ejercer dicha actividad, de continua información para que los pensamientos sean vivos y crezcan y transformen y cambien, en definitiva haya vida en el cerebro. Este órgano sigue siendo complejo a los ojos de la ciencia, pues aun queda mucho por descubrir, a muy pesar de lo que a día de hoy se sabe. Es un compuesto con una estructura celular principalmente neuronal. El potencial de las neuronas es transmitir información. Esta información es captada por los sentidos humanos, vista, oído, tacto, olfato y gusto.
Si el origen de la información sigue siendo el mismo, es decir, si el ojo humano ve lo mismo todos los días, si el oído oye lo mismo todos los días y así con los demás perceptores, la capacidad de pensar, corre el riesgo, por no decir la seguridad, de atrofiarse, pues, sin información "fresca" dicho proceso se reitera hasta el ostracismo. Sinceramente, cuando algo te aburre hasta la saciedad, ¿no acabas por abandonar? La persona en si puede renunciar una actividad determinada si la encuentra fastidiosa, pero el cerebro no puede cesar el pensamiento, y por mucho que se insista nada ni nadie es capaz de detener la función esencial de pensar.
El pensamiento es actividad, siempre existe movimiento en el cerebro, la mente nunca duerme. Y creatividad, de ahí la finalidad de la información de carácter diverso, distinto y a veces opuesto a la tradicional. La creatividad rejuvenece la actividad neuronal y se basa en el cuestionamiento de lo aprendido y relamido hasta el límite. No nos damos cuenta de que nuestra capacidad de imaginar esta postergada porque la información de hoy no es distinta de la información de ayer. Se nos repiten las cosas una y un millón de veces, aunque sean mentiras, llegando a asentarse en nuestro campo de creencias, formando de este modo, nuestra asidua manera de vivir. Pensamos soluciones en el mismo nivel que las creamos, y al no encontrar remedio, reclamamos ayuda ajena. Sin embargo, si fuésemos capaces de reconocer que podemos y debemos seguir aprendiendo, si fuéramos capaces de cuestionar lo que se nos dice y lo que vemos, si fuéramos lo suficientemente humildes e inocentes para preguntarnos por qué. Sí, si fuéramos como niños con intención de saber, estemos seguros de que daríamos un paso hacia delante en vez de sentirnos estancados en medio de un cenagal.
Para formarse ideas distintas en la mente hay que reflexionar. Y el alimento para la reflexión pasa por una información extensa, diversa, abierta y sobre todo sensata. Discernir es cuestión de madurez y sentido común. Sí, el pensamiento se va desarrollando en la medida que se aprende, y nuestra cultura parece no insistir mucho en el proceso de aprendizajes continuos. Parece más bien que esta encaminada en desgastar al estudiante hasta el extremo de colgar los hábitos de aprendizaje una vez conseguido su título. Existe una especie de repulsión y antipatía a volver a aprender, a reciclarse, a estar al día bajo la excusa mas típica de "no tengo tiempo". Así como el sistema pulmonar requiere del oxigeno para respirar, el sistema orgánico del cuerpo precisa de dos litros de agua diarias para su hidratación y salubridad, nuestro cerebro demanda conocimientos nuevos y ello solo puede surgir del aprendizaje continuo.
"Siempre es lo mismo", es una especie de rutina que parece no cesar. Pero, quien es culpable de que así sea. Hemos olvidado que el hombre también ha de vivir de aquello que no sea pan. La inquietud humana no está exenta de nuevas experiencias, de nuevos conocimientos y desafíos. El alma del hombre exige un cambio, un despertar, un reconocimiento como mínimo, y para ello debemos aprovechar la oportunidad que nos da nuestra joya más preciada: el cerebro. Romper rutinas, comodidades, costumbres, condiciones y automatismos que nos mantienen y resisten en ver las cosas de un mismo color, es una decisión de gran valor. Y cualquiera ha de prepararse para dar el paso a través de una formación requerida y meditada.
Hay que pensar hasta llegar a preguntarnos correctamente y encontrar respuestas a la vida.

Pensar nos hace racionales, humanos y veraces.

 

J.J Llinares Nadal

CONTACTA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Nuestro equipo

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA